martes, 18 de diciembre de 2007

Guerra en el Congo

Parece que algún medio de comunicación en España esta empezando a hacerse eco, por fin, de la situación que esta viviendo la gente en el este del país, concretamente en los alrededores de Goma. El panorama no ha diferido sustancialmente desde hace unas semanas, pero el hecho de que El País mande a un enviado especial hace que se conozca un poco mas este tipo de "guerras olvidadas".

Si quieres saber mas, pinchad aquí y aquí. Son dos enlaces a los artículos que han aparecido recientemente en El País. La verdad es que para contar lo que cuenta no hacia falta mandar a nadie. Este es el pan nuestro de cada día y las noticias son bien conocidas por estos lares.

lunes, 17 de diciembre de 2007

Novedades rapidas

Hola a todos. Simplemente os quería recordar lo siguiente:

1.- Llego a España de vacaciones el día 20 de diciembre
2.- Me vuelvo a Kinshasa el dia 8 (llego aquí el 9, tendré que dormir en Bruselas)
3.- Vuelo con Brussels Airlines. Me cuesta exactamente 1.000 dolares, Kinshasa-Madrid-Kinshasa. Es muy barato.
4.- Me voy a Bunia definitivamente. El día 15 de enero sale mi vuelo con todas las cosas (novedad de hoy). Me voy a poner a buscar casa ya.
5.- Hoy ya estoy empezando a tener dolores de cabeza con la dueña de mi casa en Kinshasa. Le dimos de fianza dos meses por adelantada. En vez de guardarlos, se los ha gastado o invertido suponiendo que yo podría encontrar a alguien para que me sustituya en el piso y que me diese a mi su fianza. Llevo peleando telefonicamente con ella todo el día (vive en Londres). A ver como termina esto.

viernes, 14 de diciembre de 2007

El corazón de las tinieblas


Así se titula la novela que Joseph Konrad Korzeniowski, más conocido simplemente como Joseph Conrad, escribió a finales del siglo XIX y publicó en 1902. Conrad nació en Polonia y no aprendió ingles, el idioma en el que escribió, hasta sus veintitantos años.


Uno de los sueños de niño era ir a conocer el Continente Negro. A finales de la década de los ochenta se embarcó en una barco como marino, el Roi de Belges, para cubrir la ruta desde Kinshasa hasta alguna estación de recogida de caucho río arriba. Todas las atrocidades que vió durante los pocos meses que duró su viaje las plasmó en su famoso libro El corazón de las tinieblas, en el que está basada la película Apocalypse Now.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Bádminton

Por fin he conseguido encontrar un lugar donde poder hacer un poco de deporte divertido. Nos solemos ir todos los lunes y miércoles a jugar al bádminton a una de las instalaciones de la MONUC en otro edificio no lejano de donde trabajo. El sitio es bastante rudimentario pero por lo menos está techado, tiene las lineas pintadas y una red decente a la altura que debe estar. Lo curioso del sitio es que en la puerta pone un letrero que dice "hazardous material area", es decir, "almacen de materiales peligrosos". Tranquilidad, que de momento no me ha salido un tercer ojo ni nada por el estilo (sólo unos ronchones verdes con escamas)

Normalmente vamos a jugar Robert y yo con nuestro jefe de SIG y los jefazos de la sección de Ingeniería. Estamos jugando un par de horas y os debo decir que es impresionante como queda la camiseta de sudada y los goterones de sudor que caen cuando apenas llevas jugando unos cinco minutos.

Ahora no tengo aquí, pero mañana pongo una foto del sitio.

lunes, 10 de diciembre de 2007

Kabila va a por todas en el este

Con el respaldo de la MONUC, Kabila está lanzando una gran ofensiva en la zona de Goma. La ONU incluso transporta tropas militares gubernamentales y contingentes de cascos azules para la zona de Nord Kivu. Añadido a esto, ante estos movimientos, el general Nkunda, está acusando a la MONUC de ser parcial y apoyar solo al gobierno, cosa que es evidente y es una de sus atribuciones.

Ante esta nueva escalada en la tensión militar los periódicos españoles se están empezando a hacer eco de la situación y las noticias que llegan de aquí.

Podéis pinchar aquí para acceder a El País. Me imagino que algunos de vosotros ya lo habréis leído pero merece la pena recordarlo un poco.

jueves, 6 de diciembre de 2007

Los elefantes blancos

Ha habido muchas veces que gobernantes en el tercer mundo, especialmente en África, han tenido sueños de grandeza y han acometido grandiosos proyectos que supuestamente iban a ser la panacea de todos los males de sus súbditos por el resto de la eternidad. Ejemplos de estas inversiones astronómicas, sin un estudio serio de los costes y los beneficios reales, se han dado por todo el mundo, pero aquí en el Congo, al lado de Kinshasa, tenemos dos de los más claros ejemplos.

Río Congo abajo, cerca de Matadi, hay varios rápidos y saltos de agua que fueron aprovechados por Mobutu para construir en 1963 unas presas y centrales hidroeléctricas para controlar el suministro de energía eléctrica a la provincia rebelde de Shaba (actual Katanga, al sureste del país)

En aquella época se construyeron dos centrales, Inga I (351 MW) e Inga II (1424 MW), que en poco tiempo se comprobaron como imposibles de mantener y de asegurar su funcionamiento. Desde ese momento funcionan al 20% de su capacidad.

Había en proyecto también la construcción de Inga III y Gran Inga, proyecto que tiene visos de retomarse por parte de una empresa sudafricana. Según los estudios, Inga III tendría una capacidad de 3.500 MW, que junto con las dos centrales existentes en buen funcionamiento podría abastecer a toda el África Austral. Si a estas cifras se le añade Gran Inga, la capacidad podría llegar a 39.000 MW. Impresionante. Para que os hagáis una idea el proyecto faraónico de la presa de las Tres Gargantas, en China, tiene una capacidad de 18.200 MW.

Ante todos estos números, uno solo más a titulo ilustrativo: solo un 5% de la población del Congo tiene acceso a la electricidad.

El otro proyecto estúpido que se hizo sin pensar fue la puesta en marcha de una fábrica siderúrgica en Maluku (80 km río arriba de Kinshasa). Se suponía que las presas de Inga iban a suministrar la electricidad necesaria. En 1974, el estado congoleño junto con inversores italianos y alemanes construyeron la fabrica SOSIDER. Junto a ella se levantó una verdadera ciudad que albergaba a unas 1.300 casas. Bueno, no duró ni cinco años y cerró completamente.

A Inga no pude llegar cuando estuve en Matadi pero la fábrica de Maluku sí la pude ver junto con la ciudad pegada. Aquella sigue como un testigo mudo de las decisiones y despilfarros de unos déspotas por el "bien" de sus súbditos.

martes, 4 de diciembre de 2007

Las emisoras de radio

A parte de todas las emisoras locales o nacionales de radio que se pueden escuchar en Kinshasa y que lo único que emiten es música congoleña o noticias en lingala durante todo el día (que conste que me gusta la música), lo que solemos oír son dos cadenas internacionales de noticias: RFI y BBC.

La primera, Radio Francia Internacional, tiene como lema "Toute la diversité du monde". Emite todos los programas en francés, da noticias cada poco tiempo y realiza otras emisiones de actualidad, música, política ... todas para el público africano con temas de interés africano, pero también, y mucho, habla sobre Francia. Calculo que de cada 10 palabras, 1 es "Sarkozy". Es bastante exagerado el interés y poder que Francia pretende seguir ejerciendo en los países francófonos.

La segunda es la BBC, por todos conocida, siempre suele decir "Africa, have your say". Los británicos emiten programas del mismo estilo que RFI (noticias, deportes, política, actualidad, etc.) poniendo especial énfasis en los asuntos africanos. A pesar de que también hablan sobre noticias de países occidentales (con locutores ingleses), cuidan mucho que otros programas los realicen locutores africanos con un perfecto ingles pero con un leve acento de Nigeria, Kenia, etc. Además, por lo menos en la RDC, se han subido al carro de la francofonía y emiten programas y noticieros en francés, así como programas específicos para aprender ingles.

En cuanto a Radio Exterior de España, bueno, que puedo decir. Veamos, eeehhhhhh, no, no me sale nada en la base de datos. Inténtelo en otro continente.

lunes, 3 de diciembre de 2007

The Mamas and the Papas

No, no escribo sobre el casposo grupo de música de los años 60 que tocaba pop psicodélico y cantaba aquello de "Monday, Monday". No, hoy quiero referirme al modo que tiene la gente aquí para tratarse con otras personas, es decir, la forma de llamarse unos a otros.


Se acabó aquello de don, señor o señorita. Bienvenidos al mundo de los papás y las mamás. Seas de la edad que seas, tengas o no tengas descendencia, aqui todo el mundo se trata de papá y mamá. A mi al principio me pareció divertido y lo curioso es que al final resulta completamente normal y no choca nada una vez que te acostumbras. Entre los expatriados no se utiliza pero yo, personalmente, lo utilizo muchísimo al referirme a alguien del Congo.


ça fait combien, Papa?



sábado, 1 de diciembre de 2007

El combate del siglo

Así se llamó a la famosa pelea entre Muhammad Ali y George Foreman que tuvo lugar en Kinshasa, concretamente en el estadio 20 de mayo, actual estadio Tata Raphaël, el 30 de octubre de 1974.

El promotor de peleas de boxeo, Don King, tenía problemas para recaudar todo el dinero necesario para realizar el combate por lo que pidió un patrocinador fuera de Estados Unidos. Mobutu Sese Seko estaba más que encantado de poner dinero con el fin de dar publicidad a su proyecto de "autenticidad" y dar legitimidad internacional a su régimen.

Cassius Clay, que cambió su nombre en 1964 por el de Muhammad Ali, fue un boxeador carismático, contestatario y muy conocido por su activismo político (objetor de conciencia y militante pro derechos de los negros). En 1967, tras su negativa a alistarse para ir a la guerra de Vietnam, fue desposeido del titulo de campeón de los pesos pesados, condenado a cinco años de prisión y una multa de 10.000 dólares.

A la vuelta del parón obligado se produjo su primera derrota al tratar de recuperar el cinturón de los pesados pero más tarde tuvo la oportunidad de resarcirse en Kinshasa luchando contra Foreman. Al parecer, en el octavo asalto, Ali le lanzó un derechazo a Foreman que le obligó a éste a retirarse, ganando Ali por KO técnico.

Los habitantes de Kinshasa estaban completamente del lado de Muhammad Ali. Según se dice, todo el mundo gritaba: "Ali, boma ye", es decir, "Ali, acaba con él".

Años más tarde se rodó una película (When We Were Kings) sobre la pelea que ganó el Oscar al mejor documental en el año 1996. Ali recogió el premio sobre el escenario y Foreman lo ayudó a subir las escaleras ya que aquel ya mostraba un Parkinson incipiente. Había pasado mucho tiempo desde la pelea, se hicieron amigos después del combate.

jueves, 29 de noviembre de 2007

Los MILOBs

El acrónimo significa, como ya dije en otro post, Military Observers, es decir, son observadores militares que, procediendo de un montón de países distintos del mundo vienen a parar a la misión de la ONU en el Congo, donde posteriormente les mandarán a un remoto rincón del país para investigar cualquier denuncia o situación irregular que hayan podido apreciar. Según ellos nos dijeron, no pueden llevar bajo ningún concepto armas y se llaman a si mismos "los ojos y los oídos de la MONUC". En el papel, aparte de que sean militares los integrantes de estos equipos de observadores (no voy a entrar en eso), todo pinta muy bien. En la práctica es otro cantar.

El equipo de Milobs que nos acompañaron a Boma y Matadi estaba integrado por un indio, un bangladeshi, un malayo, un maliense, un ghanes y un uruguayo. Toma ya. Debo decir que de todos ellos solo uno, el de Mali, habla francés (aunque no inglés), con lo que la comunicación entre ellos y con la población local es muy difícil ya que no pueden llevar al interprete a todas partes. Además, digamos que la mitad de ellos estaba durante toda la jornada de trabajo hablando por teléfono, mirando internet o pasando de todo directamente. Los otros nos trataron fenomenal, estuvieron muy atentos e interesados en las cosas que podíamos ofrecer o en los campos que podíamos colaborar.
En la foto de abajo aparece Hyancinth, el jefe del equipo, un tipo muy simpático y resolutivo, en el puerto de Matadi, haciendo una investigación sobre las mercancías que entraban y salían de los barcos.

martes, 27 de noviembre de 2007

El mausoleo de Kabila

Como si de un Lenin o Mao se tratara el Congo construyó un mausoleo al estilo Corea del Norte para el anterior presidente del país, Laurent-Desiree Kabila, en frente del palacio presidencial.
El domingo fuimos a verlo. Hay un par de puestos de militares que hacen como que vigilan y custodian el recinto pero en realidad están para obtener un complemento a su salario mensual, vaya, que te piden dinero para una Primus.
Cuando nos acercamos allí seguimos a una familia que lo primero que hicieron sus miembros cuando llegaron a la tumba fue ponerse todos muy solemnes y rezar un poco delante del féretro.


El señor que pide un Donuts es Kabila:

El templete con antorcha de plástico pintada en lo alto, al estilo Dubai, es donde está la tumba:
Este es el jefe del destacamento de la guardia republicana. Al principio muy serio: "sólo cinco minutos podéis estar". Luego mucho más contento cuando queríamos que saliese con nosotros en la foto. Se abrochó el cinturón y se cuadró.

lunes, 26 de noviembre de 2007

La camisa papal

De camino a Matadi paramos en un pueblo para comprar algo de verdura baratita y sin conservantes. Cuando entramos en una tienducha, la vimos, allí estaba. Era la tela perfecta para hacernos las camisas.
El sábado anterior estuvimos en el Grand Marché de Kinshasa. Robert y yo queríamos comprar tela y mandar a un sastre a que nos hiciera unas auténticas camisas africanas. Por todos los puestos por los que pasábamos nos daban unos precios que no correspondían con lo que teníamos en mente, así que después de mirar mucho no compramos la tela en ese momento, pero ya lo teníamos todo pensado para la vez siguiente.
Debido a que vestimos de forma parecida, que nos ha ido creciendo un poco el pelo a lo largo de estos meses en Kinshasa, debido a que lo llevamos un poco revuelto, que además portamos los dos barba y que vamos siempre juntos, por la MONUC nos llaman "les jumeaux" (los gemelos). Por otro lado y debido a esta misma apariencia física, por la calle, en Kinshasa, la gente siempre nos van gritando: ¡¡Jesús!! ¡¡Jesús!! Incluso me han parado un par de veces para preguntarme si soy judío ya que me parezco a su "salvador".

Como os iba diciendo, cuando paramos en este pueblo de camino a Matadi vimos la tela perfecta: la conmemoración de la elección de Benedicto XVI como Papa. En Matadi encontramos un sastre que nos tomó medidas e hizo las camisas en unas horas. El del medio es el intérprete que nos guió por la ciudad para tomar los puntos GPS y nos llevó hasta el sastre. Se Ganó una camisa.



sábado, 24 de noviembre de 2007

Los balones

Ya estamos de vuelta en Kinshasa. El trabajo de campo ha estado muy bien y ha sido muy interesante, hablaré de todo ello otro día pero hoy quería referirme a la buena acción de la semana que realizamos en una aldea situada en dirección del aeropuerto de Matadi.

El pasado lunes por la tarde, después de haber estado dando vueltas por Matadi, tomando puntos importantes con el GPS, decidimos ir al otro lado del río Congo para contemplar la vista de la ciudad desde la otra orilla. Después de un rato continuamos por la carretera y nos desviamos hacia el aeródromo. Al lado hay una aldea en la que estaban jugando al fútbol un montón de chavales, la mayoría de ellos con los pies descalzos o con chanclas, con un balón completamente roído pero con mucha energía. En cuanto llegamos y nos pusimos a verlos jugar y animarlos nos empezaron a rodear todos los niños del pueblo partiéndose de risa. Al cabo de un rato terminaron el partido y se acercaron todos para saber como nos llamábamos, que hacíamos y, sobre todo, si les podíamos regalar un balón nuevo para poder jugar.

Al cabo de un par de días volvimos con el balón y estas son las fotos de la solemne entrega.

sábado, 17 de noviembre de 2007

Hacia Matadi

Y es que estamos que lo tiramos, oiga. Sí, esto de hacer "field work" (trabajo de campo en cristiano) es algo que te permite conocer el país y salir de la oficina.

Mientras estaba en Bunia hace quince dias, Robert se fue con Aziz y Philipp para Matadi con el coche, tomando fotos del estado de la carretera y cogiendo puntos GPS de la zona. Allí contactaron con unos Milobs (Military Observers) que estaban más aburridos que una pasa y les hemos dado trabajo: ir con un GPS viendo las condiciones de las carreteras de la zona para que luego nosotros podamos hacer un informe y varios mapas que serán útiles para las operaciones de la MONUC y de la gente en general.

Mañana nos vamos Robert y yo para Matadi. Estaremos en la provincia de Bas Congo hasta el jueves, que volveremos a Kinshasa. Hemos reservado para ir el lunes en helicóptero hasta Muanda, en la costa atlántica y además haremos recorridos por Boma, Tshela y la desembocadura del río Congo.

Vamos en un coche con telefono satélite, un par de ordenadores y dos GPS para llevar el registro de todos los movimientos. ¡¡¡Estamos que lo tiramos!!!

viernes, 16 de noviembre de 2007

Cumpleaños

Bueno, ayer fue mi cumple. Ya van 31. Esta vez los celebro lejos de casa y la verdad es que es una sensacion extraña. A pesar de que estoy muy bien aquí os echo un montón de menos a todos. Muchas gracias por estar ahí.
Gracias especiales al Robertet que se ha currado toda esta sorpresa (ver primer collage), con llamadas telefónicas y correos electrónicos a mis espaldas (Robert, esto no se olvida)

Y esta es la primera plana de El Periódico de Kinshasa. Muy difundido durante el dia 16 por toda la ciudad de Barcelona y Kinshasa. Muchísimas gracias otra vez Eva.

Bueno, simplemente daros las gracias a todos.

jueves, 15 de noviembre de 2007

Lingala 1

Gracias a Papa Jose (ver foto adjunta) estamos aprendiendo un montón de lingala.

Bueno, quien dice un montón, dice las frases más importantes y necesarias para dar los primeros pasos por el país: saludar, apartar a la gente que quiere vender cualquier cosa o pedirte dinero (el deporte nacional congoleño) y por último, para cuando estás desesperado y necesitas gritar algo horrible que te calme y desestrese.



Entonces, allá va la primera lección.



1.- Saludar:

Sangonini - Hola, ¿qué tal?
Sangoté - Bien
Muké Muké - Así, así
To kutana - Hasta luego


2.- Pedigüeños:

Tika ngai nye - Déjame tranquilo (ésta es sin duda la frase estrella)
Kotungisa ngai te - No me molestes


3.- Desahogo:

Mboka oyo esali kitoko po na kovanda - Esta ciudad es un buen sitio para vivir

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Nuevo jefe

Tenemos jefe nuevo en la oficina, se llama Jarko y ... no, no es divino, es finlandés. Lo acabamos de conocer hoy y parece un tipo bastante majete que debe tener mucha idea ya que ha trabajado durante bastante tiempo para una gran empresa del sector de la cartografía (por todos los iniciados conocida).

Para que os hagáis una idea de la velocidad de la ONU: el antiguo jefe, al que yo conocí por teléfono cuando me hizo la entrevista, se fue de la misión en mayo. Me imagino que el proceso de contratación del nuevo jefe empezaría antes ya que el reemplazar a alguien se debe hacer con cierta antelación. Bueno pues ahora acaba de llegar el nuevo, más de seis meses de retraso.

Lo de Bunia lo tendré que hablar con él pero no creo que haya problema en poder estar allí antes de un mes, aunque pensándolo mejor y visto lo visto, mejor me callo.

martes, 13 de noviembre de 2007

Cumple de Robert



Ayer fue el cumpleaños de Robert (podéis ver cuantos años cumplió contando las velas de la tarta). La verdad es que nos costó mucho que el niño se lo pasara bien. De hecho estuvimos todos conchavados para darle una cena sorpresa. Su novia Eva (hola Eva, acepto ese mojo picón) me escribió diciendo que quería mandarle unas cartas y unos dibujos, así que los escaneó y yo los imprimí aquí.




Tras reunir la semana pasada a toda la gente por e-mail, me fui ayer por la mañana con Christian a reservar mesa en un restaurante congoleño. Se llama Chez Mama Colonel, está en el barrio de Bandalingwa y lo recomiendo para el que se pase por aquí. Reservé pescado y pollo a la brasa (su especialidad), quedamos para las siete y media y nos volvimos para encargar la tarta del cumple.


Por la tarde me fui a buscar unas plantas y flores (que me había pedido Eva como regalo para Robert) y lo llevé todo a la oficina. Después de jugar un poco al despiste fuimos para el restaurante donde ya estaba el resto de la gente y procedimos al ceremonial de lavarnos las manos (se come sin cubiertos), comer, beber, soplar las velas, cánticos regionales y exaltación de la amistad.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Vida nocturna y social en Bunia

Aquí va la tercera entrada sobre Bunia para cerrar el círculo: la noche.

La MONUC tiene en el centro de la ciudad unas instalaciones que pueden utilizar todos los trabajadores de la ONU y miembros de ONG que estén expatriados en el Congo. El resultado es que este sitio se convierte en el centro social de Bunia, para la gente que está viviendo por allí. El efecto colateral, desde mi punto de vista, es la creación de un gueto y la separación casi total con la realidad de la ciudad y sus gentes.
Lo bueno que tiene es que es un lugar tranquilo donde puedes hacer deporte (fútbol, baloncesto, tenis, pesas ...), ir a cenar algo (el restaurante lo lleva un griego), tomarte una cerveza, ver una película, etc.

El caso es que el viernes por la noche se celebró una fiesta en la Maison de la MONUC a la que acudió, como de costumbre, un montón de gente: trabajadores de ONG (muchos italianos y franceses) y sobre todo, uruguayos, por todas partes uruguayos, que se apuntan a todas.
Al día siguiente fuimos a otra fiesta. Esta vez organizada por unas chicas de una ONG italiana (Chesvi). Allí nos reunimos un montón de mundeles.
En esta foto, el que está bailando tan metido en el papel es Jordi un amiguete de Kinshasa y con quien está viviendo Robert.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Bunia y alrededores

Bunia es una pequeña ciudad situada a unos 1.300 metros sobre el nivel del mar. Tiene una cadena montañosa hacia el este, donde un poco más allá se encuentra el lago Alberto. Básicamente el trazado urbano es limita a un par de carreteras que se cruzan en el centro de la ciudad, una en dirección norte-sur (Mahagi-Beni) y otra que va en dirección este-oeste hasta el aeropuerto.



Bunia, a pesar de ser capital de distrito, no tiene carreteras pavimentadas. De hecho los únicos coches que se ven en la ciudad son los todoterrenos de las ONG y de la MONUC ya que coches privados, nada de nada. Lo que sí te encuentras por todas partes son motos importadas de China que incluso hacen las veces de motos-taxi por el módico precio de 300 francos. Lo curioso es que la mayoría de los "taxistas" y propietarios de motos son exmilicianos que cambiaron el Kalashnikov por un poco de dinero, así que la gente te dice que tengas cuidado con ellos. Cuando llueve (y llueve mucho) se forman unos torrentes dignos de un descenso de aguas bravas, pero lo interesante es que con el calorcillo se evaporan rápidamente por lo que la vida continúa al poco rato.

Otra de las cosas que de las que carece Bunia es la luz eléctrica. Os muestro el generador que tenían en la casa donde me quede. Es un rollo ya que, a pesar de estar alejado, se oye continuamente el ruido del motor, aunque es imprescindible para hacer cualquier cosa.


Lo que sí se agradece en Bunia comparado con Kinshasa es el tiempo y el clima que hace en general. Es imprescindible una chaqueta por la tarde y la noche ya que refresca bastante. Al estar elevado, el clima es más saludable y los mosquitos son muy pocos. En estos días que he estado allí me recordaba bastante a Foz en verano.

martes, 6 de noviembre de 2007

El trabajo en Bunia

El viernes por la mañana me llevaron los uruguayos hasta Bunia en un jeep y me dejaron directamente en el trabajo. El edificio y los barracones que hacen las veces de oficinas están un poco alejados del centro de la ciudad, cerca del aeropuerto. Allí estaba Mousa, el jordano que junto con Gregory, un chico francés, lleva el departamento de GIS en Bunia.
Estuve trabajando en la creacion de un mosaico de imagenes procedentes de unos mapas holandeses en papel, escala 1:50.000, de la zona de los grandes lagos. Se deben escanear, georreferenciar y juntar.
Mañana os cuento lo importante: cómo es Bunia, la gente, las fiestas, etc.

sábado, 3 de noviembre de 2007

Kasenyi

El miércoles, después de dar media vuelta al Congo en avión, como de costumbre, para llegar a Bunia, aterricé en el aeropuerto de la ciudad donde me estaban esperando tres militares del batallón uruguayo que tiene la base al borde del lago Alberto.

Las dos semanas pasadas estuve creando unos mapas para ellos basándome en imágenes de satélite e incorporando las coordenadas de los puntos que para ellos eran de importancia. Estaban buscando este tipo de cartografía ya que ellos son los encargados de patrullar las aguas del lago Alberto y durante el último mes ha habido mucha fricción entre las autoridades ugandesas y congoleñas debido a la delimitación de las fronteras entre ambos países, que data de hace cincuenta años.

Hay un pequeño pueblo llamado Rukwanzi que, según el gobierno congoleño, está dentro de su país debido a que dicen que existe un mojón antiguo. Por su parte Uganda asegura que cae dentro de su jurisdicción. Y en medio de todo está la MONUC.

Hace quince días patrullando los uruguayos por la zona vieron un barco ugandés que estaba en zona conflictiva (no se sabía a ciencia cierta donde estaba la frontera). Este barco se dirigió directamente y a toda velocidad contra la lancha de los uruguayos, estos se apartaron y luego fueron tras él, dándole el alto, apresándolo y llevándolo a la base uruguaya para luego liberarlo a la media hora. Se armó una tremenda ya que llovía sobre mojado por la muerte de siete civiles congoleños y un ciudadano inglés días antes.

Todos estos líos están motivados, como no, por intereses económicos y políticos. Los ugandeses están realizando prospecciones petrolíferas ya que, al parecer, debe haber crudo en el fondo del lago. Todo ello se junta con que los limites terrestres con los que se firmaron los tratados de delimitación fronteriza entre ambos países han cambiado. Según la imagen de satélite que utilicé (del 2003) los sedimentos del río Similiki han hecho variar la desembocadura de éste en el lago Alberto y, por tanto, las fronteras.

Estuve con los uruguayos el pasado miércoles, jueves y parte de la mañana del viernes. Me llevaron en barco a la zona de conflicto, me trataron a cuerpo de rey y quedamos en volver para allá después de incorporar nuevos aspectos al mapa que será utilizado por todos en MONUC.






martes, 30 de octubre de 2007

Salgo de viaje

Salgo mañana para Bunia. Estaré hasta el lunes. Voy a ver la oficina, la ciudad, el ambiente y me voy al lago Alberto con las lanchas de unos uruguayos a tomar puntos GPS.

Tendré ordenador allí así que os mantendré informados.

... suma y sigue con el telf...

Ayer estuvimos llamando a la persona que tenía el móvil. Tras freírlo a llamadas, al fin respondió. Se puso Robert y le preguntó que porqué no había aparecido ayer a las diez de la mañana. Contestó que se había muerto una sobrina suya y que le había resultado imposible, nos contó que era diputado de la Asamblea Nacional ¿¿¿???, que había comprado el móvil por 350 dólares y que quería incluso dárnoslo ya que no tenía la contraseña de entrada al aparato.

Al final quedamos para esta mañana en la parte de atrás del Pale du Peuple (el parlamento). Para ir más seguros avisamos a los de seguridad de la MONUC y tras muchos tiras y aflojas y perder una hora nos asignaron un Sony Crocket congoleño de un montón de años, que le soplabas y se caía para atrás. ¡Vaya detective! El caso es que fuimos para allá, llegamos a las once y allí no había nadie. Llamamos repetidas veces y nos daba apagado el teléfono. Para más inri se nos pinchó una rueda allí mismo, como no teníamos la herramienta adecuada llamamos a mantenimiento para que vinieran a cambiarla. Mientras tanto íbamos llamando al honorable diputado cada poco y nos sentamos a la sombra en una especie de bar a tomar algo. Nuestro 007 particular se pidió un cerveza de las grandes (en plan Torrente), esperamos una hora casi a que llegara la asistencia, reparara la rueda e irnos.

Hemos estado llamando al "diputado" y tiene siempre el móvil apagado. Creo que aquí se va a terminar la odisea.

lunes, 29 de octubre de 2007

Llegó el robo

Pues sí, después de más de tres meses de estar viviendo en Kin llegó el robo. Fue el sábado a la una de la tarde. Estábamos Robert y yo dentro del coche de la MONUC yéndonos hacia un pueblecito río Congo arriba, a unos 70 kilómetros de Kinshasa, llamado Maluku. Iba yo conduciendo muy despacito ya que habia atasco, Robert estaba sentado en el asiento del copiloto, los dos con los pestillos bajados, los cinturones puestos y las ventanillas medio bajadas. Robert tenía mi teléfono (iPAQ) entre las manos ya que estábamos buscando los teléfonos de otra gente que iban a venir también. De repente, en cuestión de dos segundos, alguien metió el brazo por la ventana y le quitó de las manos el móvil a Robert. Para cuando pudimos reaccionar ya estaba corriendo y saltando un muro a 50 metros. Imposible correr tras él en una ciudad de nueve millones de habitantes.

Inmediatamente, llamé a la seguridad de la MONUC que lo único que me dijeron fue: "Sí, vaya hombre, lo siento, tienes que rellenar un formulario de la denuncia". Después de maldecir un poco, ya más sereno, traté de llamarme desde el teléfono de Robert para intentar hacer un trato con el ladrón y poder recuperar el móvil (Pocket PC en realidad) donde, por cierto, tengo todos los datos de todos vosotros. Descolgaban pero nadie contestaba a pesar de decir la palabra mágica: Dólar.

Después de todo el bajón , dando completamente por perdido el móvil, decidimos continuar ruta hacia nuestro destino de reposo para pasar el mal trago y descansar del bombardeo de pedigüeños y ladrones que nos ha saturado tanto durante esta última semana. Pasamos la tarde en este pueblecito, Maluku, a la orilla del río. Preguntamos por todas partes si había posibilidad de dormir en algún lado ya que no nos apetecía nada volver a Kinshasa. Al final, en una terraza placentera que da al Congo, conseguimos, tras muchos tiras y aflojas, alquilar unos colchones para dormir allí mismo con la mosquitera.

Pagamos poco, recogimos los colchones de casa de alguien, nos aseguraron que no llovería (noche completamente estrellada) y cenamos allí mismo un pollo con patatas que nos prepararon.

Al cabo de un rato, sobre las ocho de la noche, recibe Robert una llamada en su móvil: "Diego, es el embajador, que quiere hablar contigo". Toma ya. Me da un número de teléfono de alguien que ha llamado a casa de mi madre en España ya que había visto su número en la pantalla de entrada de mi Pocket PC. Mi madre, con toda la razón del mundo, sin entenderse con esta persona, se piensa en lo peor, así que remueve todo el Ministerio de Asuntos Exteriores para tratar de averiguar algo sobre mi en kinshasa. Consigue hablar con el funcionario de guardia que a su vez localiza al embajador, llaman al ladrón para tratar de que lleve el móvil a la embajada. Tras negarse esta persona, me llama Miguel, el embajador, y me dice lo que ha pasado, me recomienda que llame al número móvil del ladrón para llegar a un trato y me ordena amablemente que llame a mi madre para tranquilizarla y decirla que estoy bien. Yo, que soy muy educado, hago las dos cosas y convengo con el supuesto ladrón en que a la mañana siguiente lo llamo para quedar en algún lado y hacer el canje.

Después de una noche pasada por agua (con que no llovería, eh) nos volvimos para Kinshasa a hacer la denuncia. Estuve llamando todo el día al ladrón pero tuvo apagado el móvil todo el tiempo.

Hoy por la mañana hemos vuelto a llamar y he conseguido hablar con él. Concertamos una cita en mi trabajo para el canje pero no ha aparecido. Ahora vuelve a no contestar en el móvil.

Os mantendré informados pero me da que he perdido el teléfono definitivamente.

miércoles, 24 de octubre de 2007

Día de la ONU

Ayer se celebró en el Congo Batiment el dia de la ONU. La verdad es que no sé que celebraba pero había un montón de militares con sus trajes de gala, altas personalidades de la organización, miembros del gobierno y embajadores de los distintos países que están representados aquí en kinshasa.


Cuando nos acercamos por allí a echar una ojeada ya casi se había terminado todo y los guardaespaldas y conductores estaban haciendo fila con sus coches a prueba de balas para recoger a los embajadores.




Mientras tanto nos dimos una vuelta y se nos acercó a saludarnos Miguel, un tío muy majete. Es de Canarias y lleva aquí algo más de un año. Tiene cuarenta años y a pesar de llevar traje y codearse con el resto de los VIP es muy informal en el trato. En cuanto nos vió nos preguntó que que tal nos iba todo, si estábamos bien instalados, si conocíamos ya todos los bares de las ciudad. Robert y yo somos unos tíos complacientes así que le respondimos que si, que todo iba bien y que tendríamos cuidado cuando saliéramos por la noche.


A Miguel lo conocimos tomando unas cervezas en la embajada de España el día 12 de Octubre ya que el embajador había organizado una recepción y una fiestecilla.


Por cierto, este tal Miguel era el anfitrión de aquella fiesta. Es nada más y nada menos que el embajador de España en Kinshasa.






No, ninguno de estos tipos es el embajador.

El artista de Matonge

Ayer nos fuimos a Limete, a la Place Commercial, un lugar "de barrio" donde hay un montón de bares. Fuimos con Pedro, un amigo que, a pesar de tener ese nombre, es belga y no tiene ni idea de español. Después de tomar unas cervecillas nos movimos a otra plaza, Matonge, donde hay una vida tremenda, llena de puestos en la calle para comer, beber, comprar o escuchar música, etc. Por supuesto, como siempre, eramos los únicos blancos por allí, así que nos iba saludando todo el mundo tratando que compráramos, entráramos a ver, etc.

Después de dar unas vueltas Pedro llamó a un amigo suyo que vive allí, es escultor que trabaja con metal y recoge los materiales de la calle. Estuvimos cenando en un sitio que nos llevó él y luego fuimos a ver su taller y el lugar donde vive.

La verdad es que impresiona. Es un patio del que salen varias habitaciones, él vive en una de ellas y alquila las demás. El patio es su lugar de trabajo.

Estas son solo dos fotos de sus trabajos. Tiene un montón de cosas a las que, utilizando electricidad, da "vida" y movimiento. En la siguiente foto aparece él tocando el ombligo de una especie de Mazinger Z con sonido y luces.

Aunque no os lo creáis, este tipo ha expuesto en varios sitios reputados de Kin y de Bélgica.


martes, 23 de octubre de 2007

El agua y la radio

Os muestro los dos elementos indispensables que debemos tener con nosotros en caso de emergencia o disturbios serios en Kinshasa.

La radio se la dan a todo el personal civil o militar, internacional o nacional, que empieza a trabajar en la MONUC. Yo en su día recibí la que aparece en la foto. A partir de ahora me podéis llamar Echo-47. Parece mentira pero un cacharrito de estos te puede ayudar mucho, incluso salvar la vida, si tienes un problema con el coche, atraco, etc.

Con respecto a la botella, os quería decir que nos dan gratis una botella de litro y media por día para nuestro uso en la oficina. Hay mucha gente que, a pesar de ello, se las lleva a casa para beberlas allí, pero teóricamente son de uso durante el trabajo por si ocurre algún evento imprevisto.

viernes, 19 de octubre de 2007

La lluvia en Kinshasa es una maravilla

Bueno, el titulo no rima igual que con Sevilla pero es que es impresionante como llueve aqui.

video

jueves, 18 de octubre de 2007

La mafia en la oficina

Pues nada, ya veis que vamos tomando posiciones. Aquí estamos Robert y yo en nuestro centro de operaciones. No suelo abrir las persianas ya que no tenemos que se diga una vista excepcional. Las ventanas dan a un pasillo semicerrado al lado de los cuartos de baño de los hombres (si al menos fuese el de las mujeres, todavía)


Vamos, que no tenemos vistas al río Congo, pero por lo demás está todo muy bien montado. Tenemos una oficina muy amplia con dos ordenadores, plotter y cortadoras de mapas, etc.


miércoles, 17 de octubre de 2007

Un poco mas del trabajo

Ahora que ha venido Robert, el nuevo UNV de Barcelona, nos liberaremos un poco de la carga de trabajo y uno de nosotros podrá ir a Bunia, donde también necesitamos a gente. Debido a que en un principio yo estaba destino a ir a Bunia y que llevo más tiempo aquí que Robert, me ha dicho mi jefe que puedo elegir si ir para allá, como estaba previsto, o quedarme en Kinshasa. A pesar de ello, me dijo que prefería que me quedase aquí pero quiero conocer aquello primero para saber lo que me perdería. El caso es que la semana que viene, aprovechando que también ha llegado un cartógrafo militar de Jordania que no tiene mucha experiencia, tendré que ir a Bunia para controlar el trabajo durante unos días y así podré ver que es lo que se cuece por el este.

En otro orden, ya que el jefe actual se va de vacaciones y no hay más expatriados con mayor antigüedad, voy a hacer de "jefe" por quince días. El superior de toda la Sección de Ingeniería, un australiano, me ha dicho hoy que nos tendremos que reunir todos los días, tomando café, para discutir de los proyectos e incidencias que vayan surgiendo. Toma ya.

martes, 16 de octubre de 2007

Chez Tintin

Chez Tintin es un lugar para descansar los fines de semana, al lado del río, junto a los rápidos y a veinte minutos de Kinshasa.

Es el lugar ideal para tomarte unas cervecillas, comer algunas delicias culinarias congoleñas y charlar relajadamente mientras la gente se baña en el río.

Aquí estoy en la foto con Frank y Robert, el nuevo UNV de Barcelona que ha empezado a trabajar en la unidad de GIS con nosotros.

lunes, 15 de octubre de 2007

¡¡Que vienen los chinos!!

Kabila acaba de firmar un acuerdo con el gobierno chino para intercambiar infraestructuras de transporte (ferrocarriles y carreteras), hospitales, centros de salud, escuelas, universidades y viviendas por cobre, níquel, hierro, oro, cromo y diamantes.

Este acuerdo, por valor de 5.000 millones de dólares se engloba en la estrategia de China de mimar a todos los países de África (incluido Sudán) con el objetivo de asegurarse las materias primas necesarias para sostener su elevado crecimiento económico y consolidar al país como un gran exportador de manufacturas de todo tipo (de hecho, aquí se ven motos y autobuses, productos de todo tipo venidos de China) hacia este continente.

Por otro lado, las antiguas potencias coloniales (Bélgica y Francia principalmente), sus gobiernos y agencias de cooperación están poniendo el grito en el cielo ya que están perdiendo el paso claramente. Los gobiernos europeos piden pruebas de buena gestión, auditorías, respeto a los derechos humanos, etc, pero a los chinos todo esto les trae sin cuidado.

Todos estos acuerdos, firmados de manera muy rápida y sigilosa han pillado a contrapié a firmas mineras que explotaban los ricos yacimientos congoleños desde hacia tiempo. Ahora pretenden contraatacar trayendo nuevas inversiones al país. La subasta está abierta.

viernes, 12 de octubre de 2007

Pointe Noire

Hoy es día festivo en la MONUC ya que se celebra, no el día de la Hispanidad sino el fin del Ramadán (que políticamente correctos somos)

Me he acercado por aquí ya que tenía que mandar varios correos del trabajo. Os dejo unas fotos de Pointe Noire.
Este es Elisée, un refugiado ruandés que me encontré en el gran mercado. Estuvimos hablando un montón de tiempo esperando a que saliera un taxi hacia Pointe Indienne, que finalmente nunca cogí.
Estos son un grupillo de amigos que me encontré en la playa y con los que salí por la noche (madre mía).

miércoles, 10 de octubre de 2007

Encuentros curiosos

En estas pequeñas vacaciones en el otro Congo he tenido dos encuentros curiosos con angloparlantes que estaban por razones diferentes en Brazzaville. Al primero de ellos lo conocí la primera noche, cenando en la terraza de un restaurante libanés en el centro de la ciudad.

Cuando llegué allí ya era noche cerrada y vi a un tipo rubio, típico estadounidense, vestido con traje, terminando de cenar. Me senté, pedí algo y al cabo de un par de minutos estaba frente a mi de pie, preguntándome si podía sentarse conmigo para charlar un poco. Estuvimos hablando durante toda la cena y un rato después, me contó que trabajaba buscando inversiones de todo tipo por África Central, desde minas de diamantes hasta actividades forestales pasando por venta de maquinaria agrícola, etc. Se le notaba que tenia mucho dinero y que estaba haciendo más todavía. No hablaba nada de francés, iba a las reuniones con un intérprete y se codeaba con ministros y gente de todo tipo.

Se puede pensar que tenia pínta de mafioso, pero creo que nada de eso. Me comentó que era cristiano muy creyente (me recordaba a los Neocons de EE.UU.), que cualquier tipo de negocio lo quería hacer con los papeles encima de la mesa, limpiamente y que incluso pretendía, a través de enseñar su forma de hacer negocio y la mentalidad del duro esfuerzo, cambiar el continente africano.

Al final me pidió mi correo electrónico, me dijo que a lo mejor me contactaba para tener otra visión de lo que se cuece en la RDC y, quien sabe, a lo mejor lo dejo todo y me pongo a recoger diamantes y dar Biblias a cambio.

Por otro lado, el día de vuelta a Kinshasa, antes de coger el barco para atravesar el río, me encontré con un blanco que estaba sentado junto a su moto. Me hizo señales para que me acercara y estuvimos hablando un rato. Me comentó que llevaba viajando 10 meses por África y 5 años en total por todo el mundo.

Podéis conocer algo más de él en su pagina web:
http://www.mrbeem.net

Un tipo muy interesante, lo digo con cierto conocimiento ya que desde el sábado vive en mi casa y se quedará unos días más, hasta que salga para Angola.

martes, 9 de octubre de 2007

Para que no os olvideis de mi cara

Esta foto es de Goma, cuando fui a trabajar allí para supervisar la oficina donde trabajaba Firas, de Jordania. Hay unos tres o cuatro hoteles espectaculares a la orilla del lago Kivu que merecen la pena ser visitados. Espectaculares por los jardines que tienen y las vistas al lago.

Esta foto la sacaron cuando fuimos a la despedida de un compañero de trabajo a un restaurante que está al lado de los rápidos del río Congo, en Mbudi, cerca de Kinshasa. Ellas querían tocar a un mundele y sacarse una foto. Uno es cortés y no se lo niega a tanta señorita.

Pierre Savorgnan de Brazza

Paseando por la ciudad de Brazzaville me encontré con un mausoleo-memorial dedicado al explorador Pierre Savorgnan de Brazza, el fundador de la ciudad, colonizador y gobernador del Congo francés (comprendido por los países actuales de Gabón y República del Congo).

A mi personalmente me parece un horror. Es un pegote de mármol de Carrara y cúpula de cristal. Dentro están los restos del explorador, de su esposa y sus cuatro hijos. También hay paneles explicativos, fotos y un par de frescos que explican cronológicamente la relación del explorador con el territorio y las gentes del Congo. Una chica que trabaja de guía me estuvo explicando durante por lo menos una hora y media todos los pormenores de la vida de Brazza y del proceso del envío de las cenizas.

Brazza estaba enterrado en Argelia, donde pasó parte de su vida, pero el gobierno congoleño reclamó los restos para que reposaran en la ciudad que lleva su nombre. Al parecer la inauguración del memorial generó mucha controversia en el Congo, no por la arquitectura del edificio, sino por el hecho de haber erigido un monumento a una persona que representa la colonización y explotación del país.

La chica, en cambio, me lo presentó en todo momento como la persona que había traído la civilización, la educación y la modernidad a este territorio (me imagino que será por que le pagan por ello).

El caso es que al parecer debió ser menos malo que otros. Podéis echar un vistazo a su biografía en esta pagina:
http://es.wikipedia.org/wiki/Pierre_Savorgnan_de_Brazza

Que me decís de la estatua, que parece hecha de cartón-piedra por un niño.



lunes, 8 de octubre de 2007

Kinshasa versus Brazzaville

Son las capitales de estado más cercanas geográficamente del mundo (si exceptuamos el Vaticano-Roma, y alguna rareza más), la gente habla el mismo idioma (el lingala), tan sólo les separa un río (un río enorme, pero un río al fin y al cabo), mismo clima, misma etnia. Deberían ser gemelas, deberían ser una sola ciudad, un continuo urbano pero ... no, no es así.

Todo el mundo sabe lo absurdo y perverso que fue el trazado, hecho con tiralíneas, de las fronteras coloniales africanas en el siglo XIX. Se dividieron y separaron tribus entre varios países, se unieron enemigos acérrimos en un mismo país, no se tuvo en cuenta ni la geografía ni la historia de los habitantes de estas tierras, se importó por la fuerza el concepto de estado o país, que en África era totalmente desconocido.

El caso es que, con el paso del tiempo, finalmente, las fronteras se convierten en algo con sentido. Hace tres años, cuando fui a Senegal y Gambia, se me hacía evidente la diferencia entre los dos países a pesar de compartir la misma procedencia étnica. La cultura francesa del primero e inglesa del segundo habían marcado a la postre el presente de ambas áreas contiguas. De la misma manera, entre los dos Congos ha pasado algo parecido. La diferencia no es tan marcada ya que Kinshasa tuvo colonización belga y Brazzaville colonización francesa, pero sí se aprecian diferencias.

Para empezar, dando un paseo por Brazza te das cuenta de que todo es más limpio, ordenado, los taxis y autobuses tienen todos el mismo color, no como en Kinshasa que no puedes distinguir un coche privado de un taxi. La arquitectura colonial es diferente, lo que ha quedado de aquella época (bastante más en Brazza) es mucho más bonito, estructurado, con orden. Te encuentras fácilmente con lugares abiertos, parques públicos, cosa que en Kinshasa brillan por su ausencia.

La colonización fue distinta, los exploradores que penetraron en sus bosques también (básicamente Brazza en el Congo francés y Stanley en el belga), la historia, las guerras, la gran dimensión de la RDC, que le hace mirar al este continuamente, la pequeñez relativa de la RC, que le hace mirar al océano, a Pointe Noire, permanentemente.

Hay incluso diferencias de carácter urbano. La gran Kinshasa es como un caos, expresivo, pujante, con mucho potencial humano que exporta música, modas y cerveza (lo más importante para ellos) al otro lado del río. La pequeña Brazzaville vive a la sombra de la hermana mayor, mirando a Francia (hay una gran colonia de franceses), languideciendo, tranquila (demasiado tranquila) comparada con Pointe Noire, acogiendo las embajadas y ministerios pero un poco como aletargada.

jueves, 4 de octubre de 2007

Cruzar el río a Brazzaville

Hola a todos. Me he metido un ratillo en un Ciber Café en Pointe Noire. Quería empezar hoy de forma cronológica por los primeros momentos del viaje ya que tengo poco tiempo. Así que ahí van los datos del cruce del río.

Llegué al puerto de Kinshasa a las nueve y media del sábado pasado. Me acompañó Christian, un amigo congoleño que trabaja conmigo. Aquello es una locura de gente que trata de meterse en los barcos, de paquetes apilados por todas partes sin orden aparente que esperan la carga y descarga de los estibadores, de vendedores, pícaros, cambistas y personal de todo tipo que trata de vivir y sobrevivir en medio de aquella maraña.

Dirigimos el coche hasta el final del puerto donde hay un contenedor de la MONUC en el que trabajan dos personas que te ayudan a hacer todos los papeleos de la aduana y a comprar los billetes. Lo único que tienes que hacer allí es esperar en una sala con aire acondicionado a que salga el siguiente barco.

Esperamos una hora, nos dimos una vuelta por la zona y cambié dinero. Ahora me arrepiento de no haber cambiado mas ya que la tasa en el puerto, comparada con el Congo Brazza, es mucho mejor. Por cada dolar cambiado obtienes 490 francos CFA, en cambio aquí, en Pointe Noire o Brazzaville solo te dan 480 o 470.

El viaje por el río fue muy fácil, tan solo tardamos cinco o diez minutos en una lancha rápida en la que íbamos cuatro pasajeros mas la pequeña tripulación. En la otra orilla les di el pasaporte a los aduaneros y, como no necesito visado por trabajar en la MONUC, en unos diez minutos ya habíamos salido del recinto portuario.

Una chica congoleña con la que viaje me acompañó a hacer los tramites y tomamos un taxi juntos hasta uno de los hoteles que tenia apuntado en una lista. Como era muy caro probé en otro que esta muy bien y lo recomiendo: barato, limpio, con todas las comodidades y regentado por una familia de vietnamitas encantadores que tienen un restaurante al lado con comida exquisita.

viernes, 28 de septiembre de 2007

ORB

El Occasional Recuperational Break (ORB) son unas vacaciones que nos concede el señor Ban Ki-Moon, nuestro amado Secretario General, para poder recuperarnos del estrés que se tiene que soportar en una misión de la ONU con un nivel de peligrosidad elevado.

En cuanto acumules dos meses de trabajo seguidos te puedes tomar una semana de vacaciones en el mes siguiente (es opcional). Estos días no tienen nada que ver con las vacaciones normales que tenemos, sino que son un añadido a éstas, aunque sí las puedes juntar para poder tener más tiempo seguido.

Hay dos salvedades a este tipo de vacaciones: la primera es que no son vacaciones pagadas, tienes que poner todo lo que gastes de tu bolsillo. Lo digo por que hay otras organizaciones que sí dan dinero a las personas que tienen este tipo de convenio. La segunda objeción es que tienes que salir de la misión por fuerza (en mi caso, tengo que salir de la RDC). Hay mucha gente que, aprovechando que tenemos vuelos gratis a Uganda, se va de vacaciones a Entebbe, al lado del lago Victoria.

Os cuento todo esto por que al llevar más de dos meses trabajando aquí me voy a coger mi primer ORB. Estoy muy emocionado y acojonadillo a la vez. Debido a que aquí cada cual tiene sus ritmos propios y son más comodones, es difícil coincidir con gente para que se haga un grupo para tomar las vacaciones al mismo tiempo y destino. El caso es que me voy al otro Congo, al Congo Brazzaville, antiguo Congo francés.

Mañana o pasado tomo un barco, cruzo el río y me planto allí. Luego tengo ideado ir hasta una ciudad al lado del océano que se llama Pointe Noire. Lo fácil seria hacerlo en avión (se tarda 45 minutos) pero, porqué hacer las cosas fáciles cuando se pueden complicar, así que mi intención es coger el tren. Ya me enteraré del tema seguridad, horarios y frecuencias para ver si es viable.

No sé si voy a poder mirar internet en esta semana. Si puedo, escribiré algo o subiré alguna foto. En cualquier caso cuando llegue os mantendré informados de como ha ido todo.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

L'Halle de la Gombe

L'Halle es uno de los pocos sitios en Kinshasa donde tienen lugar actos culturales de forma regular, a parte por supuesto, de los teatros o conciertos populares. Es un lugar bastante agradable que recibe subvenciones del ministerio de asuntos exteriores de Francia para desarrollar sus actividades. Allí podemos encontrar una biblioteca y videoteca con servicio de prestamos, exposiciones, conferencias etc.

La Embajada de España en Kinshasa tiene a todos los españoles que han acudido a registrarse en una base de datos. Hace una semana me mandaron un mensaje de móvil diciendo que iban a celebrar una semana de cine español en l'halle de la Gombe y que me invitaban a una recepción ayer.

Allá que fui. Nos pusieron unos vinitos y canapés (nada de chorizo ibérico), nos dieron una charla de las excelencias del cine español y proyectaron La niña de tus ojos, de Fernando Trueba.

Bueno, la experiencia fue divertida, además es una oportunidad de ver a mas españoles viviendo en Kinshasa.

martes, 25 de septiembre de 2007

Goma 2

No, no es un explosivo, es simplemente el segundo capítulo de mis vivencias en la ciudad de Goma, al este de la RDC.
Llegué, después de mi periplo en avión por medio país, sobre las tres de la tarde, previo ajuste del reloj debido al cambio de huso horario. Pregunté allí mismo en el aeropuerto si alguien me podía trasladar al cuartel general (suena muy militar, pero así lo llama todo el mundo). El primer jeep que salía del recinto me llevó hasta allí y no tardamos mucho, tan sólo cinco minutos, ya que en Goma afortunadamente todo está cerca. Allí me estaba esperando la persona a la que iba a ayudar, trabajando en las oficinas de cartografía que hay en la ciudad. Después de las presentaciones y dar una vuelta por los alrededores nos dirigimos a su casa, donde me quedé hospedado, para cenar, ya que él es jordano y vive con más musulmanes que se reunen todos para, después de ponerse el sol, cumplir con el Ramadán y comer todos juntos. He de decir que no cocinan ellos sino que tienen muy bien aleccionados a dos chavales locales para preparar unas comidas suculentas. Los que viven en la casa no hablan nada de francés y es un poco chocante ver a estos trabajadores tratando de hablar inglés y mirarme a mi como diciendo "no entiendo nada". Cuando me puse a hablar con ellos en mi francés se les iluminó la cara y me dijeron que estaban encantados de poder entenderse con alguien en la casa.



Por la noche, me fui con un paraguayo que vive con el resto de jordanos a conocer "Goma la nuit". No hay muchos sitios donde poder tomar algo pero los pocos que hay suelen estar llenos de expatriados de todo tipo: trabajadores de la MONUC, empleados de ONG, funcionarios de agencias internacionales, etc. Esta es una de las diferencias esenciales entre las ciudades de provincias y Kinshasa, debido a que ésta es tan grande la gente no se reune para socializar en los mismos sitios y por eso te da una mayor sensación de independencia o impersonalismo.


Después de tomar unas cervezas y sufrir ataques de todo tipo nos volvimos pronto a casa ya que, debido a todos los problemas de guerra que hay en los alrededores, en Goma el toque de queda es a las diez de la noche.


Al día siguiente, antes de ir a la oficina, me fui con el jordano a dar una vuelta y un recorrido por la ciudad. Sinceramente, es impresionante. El paisaje es espectacular con el lago Kivu a un lado y el volcán Nyaragongo al otro. Este tuvo una erupción hace cinco años y la lava sepultó media ciudad, llegando incluso hasta el lago. En los alrededores de la ciudad hay granjas y plantaciones de plátanos por todas partes, el suelo volcánico es muy fértil, creciendo todo tipo de plantas, árboles y cultivos. Es una pena la situación política ya que por el clima primaveral que tiene la zona durante todo el año (incluso me puse una sudadera por la noche, cosa que no hacía desde hace tres meses) este lugar podría ser un paraíso.

A lo largo del día pude trabajar y terminar casi todo y darme una vuelta por la ciudad. Allí estuve hablando con gente y las historias son desgarradoras: refugiados tutsis banyamulenges suelen ir a la ciudad desde los campos de refugiados, me encontré a cinco niños que iban sin rumbo fijo por las calles. Todas las imagenes del genocidio del año 1994 siguen todavía muy vivas y presentes por toda la región.


Me llevo un muy buen recuerdo de esta ciudad, la verdad es que me apetecería volver e incluso trabajar por aquí. La gente, la geografía, la historia y su situación hacen que apetezca más ir allí.





lunes, 24 de septiembre de 2007

El Club británico

El viernes por la noche queríamos probar un nuevo punto de vista de la noche de Kinshasa. Los belgas nos invitaron a tomar unas bebidas en su nuevo apartamento, un séptimo piso de un edificio cerca del río con unas vistas impresionantes sobre Brazzaville a un lado y Kinshasa al otro. Allí quedaron con otra pareja, unos amigos de ellos que trabajan en MSF y en la Comisión Europea y con Aziz, el tanzano.

Después de unos vinos y un poco de charla nos fuimos para la Embajada británica en Kinshasa ya que organiza dentro de su jardín una fiesta todos los viernes, con buffet libre previo pago de 20 dólares y música en directo. Teníamos curiosidad por como sería la gente que va a este tipo de eventos así que nos pusimos nuestras mejores camisas y nos dirigimos hacia allí.

Cuando llegamos nos preguntaron si pertenecíamos al "club". Como todos respondimos que no nos volvieron a preguntar si teníamos algún del club que nos hubiera invitado. La respuesta fue otra vez unánime y negativa. Al final, después de hacerse los importantes dejan pasar a todo el mundo tras pasar por un detector de metales, un cacheo y dejar tu documentación en la garita de entrada.

El lugar no es gran cosa. Hay mesas para cenar al aire libre y sofás y sillones en el césped para poder charlar, también hay una piscina y unas canchas deportivas y finalmente un bar techado con una pantalla gigante en la que emitían un partido de rugby.

Entre la gente había de todo, yo pensaba que debía traer los Ferrero-Rocher por si me encontraba con el embajador, pero no hay ninguna Preysler ni ningún Willy Fog entre el público, más bien expatriados de empresas y gente de la MONUC.

Lo mejor de todo fue la cena. La verdad es que los platos, barbacoas y postres que tenían preparados en el catering eran muy buenos. En conclusión, en lineas generales es una fiestecilla con pretensiones pero que no llega más allá, simplemente agradable.

viernes, 21 de septiembre de 2007

El viaje a Goma I. El Trayecto

Hay veces que no se entienden muchas cosas de las que se hacen dentro de MONUC. Una de ellas, por descontado, es la cantidad de burocracia, papeles e impresos a rellenar por todo el mundo. Otra es la rigidez de la estructura y el miedo de algunos jefes a tomar decisiones. Por último, la que he sufrido esta semana es la rareza de las rutas aéreas de los aviones de la ONU para llegar a otra ciudad.

Fijaos en el siguiente mapa. Me recogieron a las cinco y media de la mañana del lunes para dejarme en el HQ, allí nos reunieron a todos los que volábamos ese día y nos llevaron en un autobús hasta el aeropuerto (terminal MONUC). Allí procedimos a facturar el equipaje y a eso de las ocho salimos en dirección a Kisangani, descendió y embarcó gente y continuamos ruta a Entebbe (Uganda), luego Bukavu y finalmente helicóptero ruso (¡¡¡que miedo que parece que no despega!!!) sobrevolando el lago Kivu hasta Goma. Una paliza pero la verdad es que impresionante. La vuelta la hice a través de Kindu con una parada de cuatro horas en kisangani.

¿Por qué cuatro horas de espera? Os lo explico: cuando llegamos a Kisangani vimos nuestro avión en pista con lo que estábamos muy alegres por no haber perdido la conexión. Ilusos. Cuando aterrizamos nos enteramos de que, efectivamente, ese era nuestro avión pero primero debía ir a Entebbe y luego volver para recogernos. ¡¡¡Ahh, los mato!!!






jueves, 20 de septiembre de 2007

La Compagnie Sucriere

Bueno, ya estoy de vuelta de Goma. La experiencia allí ha sido alucinante en todos los sentidos. El lugar el espectacular, la gente y su situación son completamente distintos a lo que hasta ahora he vivido en Kinshasa. Todo lo iré contando a partir mañana. Hoy os quería enseñar donde estuve el fin de semana pasado.


En dirección a Matadi, hacia la desembocadura del río Congo, a unos 250 kilómetros de Kinshasa, se encuentra una compañía de producción de azúcar de caña que perteneció a una sociedad belga en los tiempos de la colonia. En aquel momento se construyeron varias casas para los empleados, canchas deportivas y otras instalaciones de ocio. Ahora la empresa sigue funcionando y en manos belgas. La ciudad que surgió sigue en pie y ahora viven familias congoleñas pero hay varias casas que han dejado vacías para alquilar.


Fuimos para allá seis en dos coches. La pareja de belgas con la que he hecho amistad (la verdad es que son geniales), una chica alemana que acaba de llegar hace poco, otra chica belga y un chico que nació en Bélgica de madre congoleña y padre portugués de Angola.


La verdad es que el sitio está fenomenal y es tremendamente relajante. Claro, después de haber estado conduciendo por las carreteras y caminos de aquí durante cuatro horas, encontrarte con una piscina enorme, lo ves todo con mejores ojos. Por la tarde estuvimos dando un paseo por la hacienda y por la noche cenita y charla hasta las tantas.





El color negro que tiene la carretera en la siguiente foto no es alquitrán sino un conglomerado a base de pasta de caña de azúcarque utilizan para apelmazar la tierra.




Esta foto muestra la zona de expansión de la ciudad.


Al día siguiente, de camino a Kinshasa paramos en un jardín botánico enorme que hay en Kisantu. No hay fotos porque cobraban una barbaridad por llevar cámara. Después de comer seguimos ruta para casa dándonos mucha prisa porque cierran la ciudad a las seis de la tarde si quieres entrar por esa carretera.