viernes, 28 de septiembre de 2007

ORB

El Occasional Recuperational Break (ORB) son unas vacaciones que nos concede el señor Ban Ki-Moon, nuestro amado Secretario General, para poder recuperarnos del estrés que se tiene que soportar en una misión de la ONU con un nivel de peligrosidad elevado.

En cuanto acumules dos meses de trabajo seguidos te puedes tomar una semana de vacaciones en el mes siguiente (es opcional). Estos días no tienen nada que ver con las vacaciones normales que tenemos, sino que son un añadido a éstas, aunque sí las puedes juntar para poder tener más tiempo seguido.

Hay dos salvedades a este tipo de vacaciones: la primera es que no son vacaciones pagadas, tienes que poner todo lo que gastes de tu bolsillo. Lo digo por que hay otras organizaciones que sí dan dinero a las personas que tienen este tipo de convenio. La segunda objeción es que tienes que salir de la misión por fuerza (en mi caso, tengo que salir de la RDC). Hay mucha gente que, aprovechando que tenemos vuelos gratis a Uganda, se va de vacaciones a Entebbe, al lado del lago Victoria.

Os cuento todo esto por que al llevar más de dos meses trabajando aquí me voy a coger mi primer ORB. Estoy muy emocionado y acojonadillo a la vez. Debido a que aquí cada cual tiene sus ritmos propios y son más comodones, es difícil coincidir con gente para que se haga un grupo para tomar las vacaciones al mismo tiempo y destino. El caso es que me voy al otro Congo, al Congo Brazzaville, antiguo Congo francés.

Mañana o pasado tomo un barco, cruzo el río y me planto allí. Luego tengo ideado ir hasta una ciudad al lado del océano que se llama Pointe Noire. Lo fácil seria hacerlo en avión (se tarda 45 minutos) pero, porqué hacer las cosas fáciles cuando se pueden complicar, así que mi intención es coger el tren. Ya me enteraré del tema seguridad, horarios y frecuencias para ver si es viable.

No sé si voy a poder mirar internet en esta semana. Si puedo, escribiré algo o subiré alguna foto. En cualquier caso cuando llegue os mantendré informados de como ha ido todo.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

L'Halle de la Gombe

L'Halle es uno de los pocos sitios en Kinshasa donde tienen lugar actos culturales de forma regular, a parte por supuesto, de los teatros o conciertos populares. Es un lugar bastante agradable que recibe subvenciones del ministerio de asuntos exteriores de Francia para desarrollar sus actividades. Allí podemos encontrar una biblioteca y videoteca con servicio de prestamos, exposiciones, conferencias etc.

La Embajada de España en Kinshasa tiene a todos los españoles que han acudido a registrarse en una base de datos. Hace una semana me mandaron un mensaje de móvil diciendo que iban a celebrar una semana de cine español en l'halle de la Gombe y que me invitaban a una recepción ayer.

Allá que fui. Nos pusieron unos vinitos y canapés (nada de chorizo ibérico), nos dieron una charla de las excelencias del cine español y proyectaron La niña de tus ojos, de Fernando Trueba.

Bueno, la experiencia fue divertida, además es una oportunidad de ver a mas españoles viviendo en Kinshasa.

martes, 25 de septiembre de 2007

Goma 2

No, no es un explosivo, es simplemente el segundo capítulo de mis vivencias en la ciudad de Goma, al este de la RDC.
Llegué, después de mi periplo en avión por medio país, sobre las tres de la tarde, previo ajuste del reloj debido al cambio de huso horario. Pregunté allí mismo en el aeropuerto si alguien me podía trasladar al cuartel general (suena muy militar, pero así lo llama todo el mundo). El primer jeep que salía del recinto me llevó hasta allí y no tardamos mucho, tan sólo cinco minutos, ya que en Goma afortunadamente todo está cerca. Allí me estaba esperando la persona a la que iba a ayudar, trabajando en las oficinas de cartografía que hay en la ciudad. Después de las presentaciones y dar una vuelta por los alrededores nos dirigimos a su casa, donde me quedé hospedado, para cenar, ya que él es jordano y vive con más musulmanes que se reunen todos para, después de ponerse el sol, cumplir con el Ramadán y comer todos juntos. He de decir que no cocinan ellos sino que tienen muy bien aleccionados a dos chavales locales para preparar unas comidas suculentas. Los que viven en la casa no hablan nada de francés y es un poco chocante ver a estos trabajadores tratando de hablar inglés y mirarme a mi como diciendo "no entiendo nada". Cuando me puse a hablar con ellos en mi francés se les iluminó la cara y me dijeron que estaban encantados de poder entenderse con alguien en la casa.



Por la noche, me fui con un paraguayo que vive con el resto de jordanos a conocer "Goma la nuit". No hay muchos sitios donde poder tomar algo pero los pocos que hay suelen estar llenos de expatriados de todo tipo: trabajadores de la MONUC, empleados de ONG, funcionarios de agencias internacionales, etc. Esta es una de las diferencias esenciales entre las ciudades de provincias y Kinshasa, debido a que ésta es tan grande la gente no se reune para socializar en los mismos sitios y por eso te da una mayor sensación de independencia o impersonalismo.


Después de tomar unas cervezas y sufrir ataques de todo tipo nos volvimos pronto a casa ya que, debido a todos los problemas de guerra que hay en los alrededores, en Goma el toque de queda es a las diez de la noche.


Al día siguiente, antes de ir a la oficina, me fui con el jordano a dar una vuelta y un recorrido por la ciudad. Sinceramente, es impresionante. El paisaje es espectacular con el lago Kivu a un lado y el volcán Nyaragongo al otro. Este tuvo una erupción hace cinco años y la lava sepultó media ciudad, llegando incluso hasta el lago. En los alrededores de la ciudad hay granjas y plantaciones de plátanos por todas partes, el suelo volcánico es muy fértil, creciendo todo tipo de plantas, árboles y cultivos. Es una pena la situación política ya que por el clima primaveral que tiene la zona durante todo el año (incluso me puse una sudadera por la noche, cosa que no hacía desde hace tres meses) este lugar podría ser un paraíso.

A lo largo del día pude trabajar y terminar casi todo y darme una vuelta por la ciudad. Allí estuve hablando con gente y las historias son desgarradoras: refugiados tutsis banyamulenges suelen ir a la ciudad desde los campos de refugiados, me encontré a cinco niños que iban sin rumbo fijo por las calles. Todas las imagenes del genocidio del año 1994 siguen todavía muy vivas y presentes por toda la región.


Me llevo un muy buen recuerdo de esta ciudad, la verdad es que me apetecería volver e incluso trabajar por aquí. La gente, la geografía, la historia y su situación hacen que apetezca más ir allí.





lunes, 24 de septiembre de 2007

El Club británico

El viernes por la noche queríamos probar un nuevo punto de vista de la noche de Kinshasa. Los belgas nos invitaron a tomar unas bebidas en su nuevo apartamento, un séptimo piso de un edificio cerca del río con unas vistas impresionantes sobre Brazzaville a un lado y Kinshasa al otro. Allí quedaron con otra pareja, unos amigos de ellos que trabajan en MSF y en la Comisión Europea y con Aziz, el tanzano.

Después de unos vinos y un poco de charla nos fuimos para la Embajada británica en Kinshasa ya que organiza dentro de su jardín una fiesta todos los viernes, con buffet libre previo pago de 20 dólares y música en directo. Teníamos curiosidad por como sería la gente que va a este tipo de eventos así que nos pusimos nuestras mejores camisas y nos dirigimos hacia allí.

Cuando llegamos nos preguntaron si pertenecíamos al "club". Como todos respondimos que no nos volvieron a preguntar si teníamos algún del club que nos hubiera invitado. La respuesta fue otra vez unánime y negativa. Al final, después de hacerse los importantes dejan pasar a todo el mundo tras pasar por un detector de metales, un cacheo y dejar tu documentación en la garita de entrada.

El lugar no es gran cosa. Hay mesas para cenar al aire libre y sofás y sillones en el césped para poder charlar, también hay una piscina y unas canchas deportivas y finalmente un bar techado con una pantalla gigante en la que emitían un partido de rugby.

Entre la gente había de todo, yo pensaba que debía traer los Ferrero-Rocher por si me encontraba con el embajador, pero no hay ninguna Preysler ni ningún Willy Fog entre el público, más bien expatriados de empresas y gente de la MONUC.

Lo mejor de todo fue la cena. La verdad es que los platos, barbacoas y postres que tenían preparados en el catering eran muy buenos. En conclusión, en lineas generales es una fiestecilla con pretensiones pero que no llega más allá, simplemente agradable.

viernes, 21 de septiembre de 2007

El viaje a Goma I. El Trayecto

Hay veces que no se entienden muchas cosas de las que se hacen dentro de MONUC. Una de ellas, por descontado, es la cantidad de burocracia, papeles e impresos a rellenar por todo el mundo. Otra es la rigidez de la estructura y el miedo de algunos jefes a tomar decisiones. Por último, la que he sufrido esta semana es la rareza de las rutas aéreas de los aviones de la ONU para llegar a otra ciudad.

Fijaos en el siguiente mapa. Me recogieron a las cinco y media de la mañana del lunes para dejarme en el HQ, allí nos reunieron a todos los que volábamos ese día y nos llevaron en un autobús hasta el aeropuerto (terminal MONUC). Allí procedimos a facturar el equipaje y a eso de las ocho salimos en dirección a Kisangani, descendió y embarcó gente y continuamos ruta a Entebbe (Uganda), luego Bukavu y finalmente helicóptero ruso (¡¡¡que miedo que parece que no despega!!!) sobrevolando el lago Kivu hasta Goma. Una paliza pero la verdad es que impresionante. La vuelta la hice a través de Kindu con una parada de cuatro horas en kisangani.

¿Por qué cuatro horas de espera? Os lo explico: cuando llegamos a Kisangani vimos nuestro avión en pista con lo que estábamos muy alegres por no haber perdido la conexión. Ilusos. Cuando aterrizamos nos enteramos de que, efectivamente, ese era nuestro avión pero primero debía ir a Entebbe y luego volver para recogernos. ¡¡¡Ahh, los mato!!!






jueves, 20 de septiembre de 2007

La Compagnie Sucriere

Bueno, ya estoy de vuelta de Goma. La experiencia allí ha sido alucinante en todos los sentidos. El lugar el espectacular, la gente y su situación son completamente distintos a lo que hasta ahora he vivido en Kinshasa. Todo lo iré contando a partir mañana. Hoy os quería enseñar donde estuve el fin de semana pasado.


En dirección a Matadi, hacia la desembocadura del río Congo, a unos 250 kilómetros de Kinshasa, se encuentra una compañía de producción de azúcar de caña que perteneció a una sociedad belga en los tiempos de la colonia. En aquel momento se construyeron varias casas para los empleados, canchas deportivas y otras instalaciones de ocio. Ahora la empresa sigue funcionando y en manos belgas. La ciudad que surgió sigue en pie y ahora viven familias congoleñas pero hay varias casas que han dejado vacías para alquilar.


Fuimos para allá seis en dos coches. La pareja de belgas con la que he hecho amistad (la verdad es que son geniales), una chica alemana que acaba de llegar hace poco, otra chica belga y un chico que nació en Bélgica de madre congoleña y padre portugués de Angola.


La verdad es que el sitio está fenomenal y es tremendamente relajante. Claro, después de haber estado conduciendo por las carreteras y caminos de aquí durante cuatro horas, encontrarte con una piscina enorme, lo ves todo con mejores ojos. Por la tarde estuvimos dando un paseo por la hacienda y por la noche cenita y charla hasta las tantas.





El color negro que tiene la carretera en la siguiente foto no es alquitrán sino un conglomerado a base de pasta de caña de azúcarque utilizan para apelmazar la tierra.




Esta foto muestra la zona de expansión de la ciudad.


Al día siguiente, de camino a Kinshasa paramos en un jardín botánico enorme que hay en Kisantu. No hay fotos porque cobraban una barbaridad por llevar cámara. Después de comer seguimos ruta para casa dándonos mucha prisa porque cierran la ciudad a las seis de la tarde si quieres entrar por esa carretera.

viernes, 14 de septiembre de 2007

El tráfico de Kinshasa

Atención conductores: las normas de circulación han desaparecido, los semáforos brillan por su ausencia, las señales y las lineas pintadas en la calzada se han esfumado. Bienvenidos a la autoescuela de Kinshasa.

Claramente la ley que rige en las carreteras y calles de Kinshasa y alrededores es la ley del más fuerte. El "yo llegué primero" o "allá que voy" son el pan nuestro de cada día. Así que, respirar hondo, tranquilidad y ... actuar como ellos.
Si un vehículo está al lado de la calzada (en especial transporte colectivo) hay que tener mucho cuidado ya que su reacción es completamente imprevisible. Los conductores, una vez que han descargado y cargado pasajeros (no siempre en ese orden), se precipitan sin mirar y sin temor al flujo principal del tráfico. Nunca miran si viene alguien. Si vas conduciendo tu coche, y aunque por detrás de ti no haya nadie a 500 metros, ellos siempre tratarán de salir antes que tú.

Por la noche, a parte de que el alumbrado publico es la décima parte del europeo, la gente siempre lleva puestas las luces largas, con lo que lo mejor es ir mirando para abajo y a la derecha, insultar y encomendarte a la suerte. Da igual que te deslumbren y que se deslumbren entre ellos, los baches y agujeros se ven mejor y punto.

Los adelantamientos están permitidos siempre, en todo momento. Da igual que vengan coches por el otro sentido, incluso a su vez, adelantando. La máxima es que siempre hay sitio para todos. Lo único que hay que hacer es echarse a un lado, tratar de no atropellar a los transeúntes, y continuar como si nada.
Amigos, pruebenlo. Conducir por esta ciudad es como jugar a un videojuego. De hecho ya he visto algún "Game Over" en las carreteras.


jueves, 13 de septiembre de 2007

Era Ébola

A principios de la semana pasada el Área de medicina de la MONUC nos mandó hacer un mapa detallado de las regiones de Mweka y Moba donde debíamos incluir unos "buffer" para que ellos pudieran saber qué poblaciones y carreteras hay a unas distancias determinadas con respecto a estas dos ciudades. Me tocó hacerlo a mi precisamente. En ese momento me dijeron que había surgido una epidemia que había matado a 80 personas. Ahora descubro que es Ébola.

Ya nos han informado de los síntomas y las medidas a seguir (incluido el mapa), aunque debo decir que aquí en Kinshasa y en el este, donde iré, no hay ningún peligro.

FIEBRE HEMORRÁGICA
CIENTOS DE AFECTADOS POR ÉBOLA EN LA REPúBLICA DEMOCRáTICA DEL CONGO

Desde agosto, más de 150 personas han muertos y hay casi 400 afectados

Las pruebas de laboratorio realizadas en República Democrática del Congo han confirmado que el brote mortal detectado en el sureste del país corresponde a la fiebre del Ébola, según informan fuentes oficiales. El Centro de Control de Enfermedades de Atlanta (Estados Unidos) y otro laboratorio en Gabón han corroborado que la enfermedad es una fiebre hemorrágica y, específicamente, el Ébola, según ha declarado en la televisión estatal el ministro de Salud, Makwenge Kaput.

Más de 160 personas han muerto y casi 400 han sido infectadas desde que se detectó el brote de esta enfermedad el pasado mes de agosto. Las zonas más afectadas han sido las áreas de Mweka y Luebo donde, según parece, el número de enfermos parece seguirá aumentando.

Este país africano ya sufrió en el pasado varios brotes graves de esta enfermedad hemorrágica. Algunos inspectores médicos comentan que las primeras muertes se registraron tras los funerales de dos personas destacadas de estas comunidades, donde es costumbre lavar los cadáveres a mano.

El virus del Ébola es el causante de una de las epidemias más graves por las que ha pasado el continente africano. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde1976 hasta 2004 han muerto 1.287 personas debido a la enfermedad, de un total de 1.848 pacientes registrados.

Este virus se contagia generalmente por estar en contacto con los fluidos corporales de alguien infectado y algunos de los síntomas iniciales que presenta son malestar general, fatiga, dolores de cabeza y de espalda, náuseas, vómitos, diarrea, artritis e irritación de garganta. Más adelante, el paciente sufre hemorragias en el tracto intestinal conjuntivitis, edema genital, dolor muscular, erupción cutánea y convulsiones. Asimismo, es habitual que entre en coma o en estado de shock, así como la aparición de delirios y depresión a causa de la enfermedad.

De momento, no existe un tratamiento efectivo para combatir el virus. Tampoco se conoce el origen de la enfermedad, aunque investigaciones recientes han localizado la presencia del virus en tres especies de murciélagos en África.

----------------------------------------

elmundo.es (11 de septiembre de 2007)

martes, 11 de septiembre de 2007

Stade des Martyrs

Como ya comenté ayer, el sábado pasado era día de fútbol en Kinshasa. Jugaban los leopardos contra los muchachos de Gaddafi, es decir, Congo contra Libia, en partido valedero de clarificación para la Copa Africana de Naciones que tendrá lugar en Ghana el año que viene.

Este experimento sociológico no me lo podía perder así que me fui para allá con Philipp y otros dos congoleños. Cogimos un taxi decrépito, con el parabrisas destrozado y llegamos sin mayor complicación hasta las inmediaciones del estadio.

Una vez allí nos pusimos a la cola para entrar. Sabíamos que el partido era gratis, así que deliberadamente llevamos poco dinero. Aun así hubo dos policías que se hicieron los locos pidiéndonos las entradas y, por supuesto, dinero. No hubo problema ya que otro policía antidisturbios, bastante más listo, en cuanto nos vió que nos poníamos a la cola para entrar, nos cogió y nos dirigió directamente hasta dentro del estadio ahorrándonos media hora de cacheo. Este se llevó 500 francos.

Llegamos al estadio sobre las doce del mediodía. El partido se suponía que debía empezar a las dos pero como era gratis (pan y circo) teníamos que estar con antelación. Ya dentro del estadio fuimos los cuatro buscan un acceso que no estuviera lleno de gente. Al fin encontramos una zona un poco más despejada y nos dirigimos a ella.

El recibimiento fue espectacular. Yo creo que eramos los únicos mundeles (aparte de los de la zona VIP) en todo el estadio. Por supuesto, nosotros eramos el espectáculo. Empezaron a gritar, a llamarnos, a reírse, a tratar de ganarse un dinerillo indicándonos donde habían reservado sitios especialmente para nosotros. En fin, yo no podía parar de reírme, trataba de contenerme mordiéndome la lengua pero daba igual.

Al fin nos sentamos en la parte delantera con nuestros acompañantes, en medio de la solana, y empezamos, como no, a confraternizar con nuestros vecinos de grada. La mala noticia es que nos dijeron que el partido empezaba a las tres y media así que deberíamos esperar tres horas hasta el comienzo. Bueno, resignación, humor, agua y crema solar.


El estadio es actualmente el de mayor capacidad de África. Teóricamente caben 80.000 personas sentadas, aunque yo creo que eramos bastantes más. Nos dijeron que probablemente algún estadio que se está construyendo para el Mundial de Sudáfrica lo superará en capacidad.
La verdad es que fue una fiesta total, con cánticos, bailes, peleas, risas y goles ... bueno, pocos goles. Quedaron uno a uno y Congo se quedó fuera de la Copa de África. Una gran decepción, pero lo importante para toda esta gente era la fiesta y hacer algo distinto.





Chutes de Zongo. El vídeo


Se supone que el lugar desde donde estoy haciendo el vídeo y las rocas que están alrededor quedan completamente inundadas en la temporada de lluvias.

video

Chutes de Zongo

El domingo fuimos de excursión a unas cataratas espectaculares: Les chutes de Zongo.

Yo tenía ganas de ir antes de marcharme para el este y sobre todo, antes de que comenzase la temporada de lluvias ya que para llegar al río hay que recorrer unos cuantos kilómetros por pistas de tierra que, en cuanto empiezan las lluvias, se vuelven impracticables. Claro, entenderéis que no es plan de estar llamando el lunes por radio diciendo que estás atrapado entre el barro a 150 kilómetros de Kinshasa y que no puedes ir a trabajar. A las fotos me remito:



El viernes por la noche lo propuse a gente que fue a la "happy hour" del Congo Bat, donde trabajo. La idea en un principio era ir todo el fin de semana, salir temprano el sábado, pasar la noche en Zongo en unas cabañas que alquilan y volver a Kinshasa el domingo al anochecer. Al final los planes cambiaron ya que me enteré de que el sábado había un partido de fútbol (Congo contra Libia) en el Stade des Martyrs con capacidad para 80.000 personas y eso no me lo podía perder.

Salimos el domingo a las ocho y media, fuimos 7 personas en 2 coches de la MONUC. Recorrimos una hora y media por carretera en buen estado y otras hora y media a través de pista. Cuando llegamos dijimos a la gente de allí que nos prepararan unos pescados para comer después de ir a visitar las cataratas. Tras la visita, la comida, descanso y vuelta para Kinshasa al atardecer.



lunes, 10 de septiembre de 2007

¡¡¡Me voy a Goma!!!

Uno de mis supervisores me acaba de decir que me tengo que ir a Goma para hacerme cargo del cierre y la apertura de la oficina de SIG que tenemos allí.

La MONUC, mediante un acuerdo con el gobierno jordano, tiene a tres militares de este país trabajando en temas de cartografía (SIG y teledetección) en las oficinas de kisangani, Bunia y Goma. El militar que ha estado trabajando en esta última ciudad termina el contrato la semana que viene y debe volver a su país. El proceso de finalización de contrato (check-out, que llaman por aquí) que debe realizar esta persona es un poco complicado, más que nada por el papeleo, burocracia y consumo de tiempo que todo implica. Uno de los requisitos para el traspaso es que un expatriado (trabajador de la MONUC que no sea congoleño, léase yo) debe ir a la oficina, poner a su nombre todo el material, verificar que tanto el software como el hardware está en perfectas condiciones, ver los proyectos que se han elaborado, las necesidades futuras, firmar papeles, etc.

Me parece una oportunidad genial para conocer aquella zona, saber el trabajo que se hace en los sectores, empaparme de todo el universo MONUC, así como aprender todo lo que se debe hacer en estos casos.

El lunes vuelo para allá. No creo que todo el trabajo me lleve más de un día y medio así que no se el tiempo que podré estar en Goma.

viernes, 7 de septiembre de 2007

Alto el fuego en Nord kivu

Gracias a la mediación de las Naciones Unidas, ayer se llegó a un acuerdo de alto el fuego para que cesaran los enfrentamientos entre partidarios de del tutsi congoleño Laurent Nkunda y las tropas gubernamentales cerca de Goma, en la región de Nord Kivu (al este de la RDC).

Las tropas de Nkunda se habían quedado ayer a tan sólo 20 kilómetros de la capital de la provincia de Nord Kivu, Goma, que se encuentra a escasa distancia de la frontera ruandesa. La parte desgarradora es la cantidad de gente que ya ha sido desplazada y trata de huir de la zona con lo puesto, con la intención de alejarse lo más posible del conflicto. La ONU y las agencias humanitarias han dado cifras, de entre 10.000 y 40.000, sobre personas desplazadas durante las últimas semanas y 224.000 desde el inicio de 2007.

jueves, 6 de septiembre de 2007

Nuestro vecino de apartamento

El sábado por la tarde hice la mudanza al nuevo apartamento. Cuando llegamos con las mochilas, en los coches de la MONUC, había un blanco sentado en el patio de la casa, tomando cervezas e intentando hacerse entender con los guardas de la finca. En cuanto nos vió llegar se le iluminó la cara. Nos contó que era de Georgia (la del Caucaso), que trabajaba para PX, que es un supermercado autónomo sólo para gente de la MONUC, que antes había estado viviendo en Sierra Leona trabajando en la misma empresa y que allí era donde había aprendido lo justo de inglés para hacerse entender (de francés no sabía nada de nada, así que a los guardas les hablaba en su inglés, con lo que os podéis imaginar que conversación de besugos)



En el rato en que estuvimos con él, no paró de beber cervezas, de hablar de su familia, de decir una cuantas tonterías y de tratar con una pizca de desprecio a los trabajadores de la finca. Nos comentó que no salía, que iba del trabajo a casa y de casa al trabajo, que los fines de semana se quedaba allí sentado tomando cervezas y que menos mal que habíamos llegado nosotros para así beber todos jutos (en el rato que estuvimos hablando con él nos invitó compulsivamente a unas cuantas cervezas)

La verdad es que me dió un poco de pena. Pero no es el único, hay bastante gente sola, echando de menos la familia en su país de origen y que llevan trabajando bastantes años dando tumbos de un lado para otro.

miércoles, 5 de septiembre de 2007

El Contenedor

Estas fotos son de nuestro restaurante favorito. Nosotros lo llamamos el "Conteiner", por razones obvias. En él podemos degustar los platos congoleños que pidamos, es barato, la comida está muy rica, hay música congoleña, ambiente agradable, cervezas frías.


Coco y sus amigos siempre están dispuestos a hacer algún negocio, legal o ilegal. Pero siempre te dan ellos su número de teléfono, nunca te piden el tuyo, lo cual se agradece si no quieres recibir llamadas indeseadas.

El restaurante tiene una pega: hay bastantes mosquitos y el retrete es un bidé (extraño)

Esta es la calle, tras un día de lluvia. El restaurante está a la izquierda, al lado de los árboles y tiene una terraza al pie del edificio.

martes, 4 de septiembre de 2007

Tensión en Nord Kivu

Una tregua frágil se mantiene desde el domingo en la provincia de Nord Kivu, en el este del Congo, después de una semana de intensos combates entre soldados leales al gobierno e insurgentes enrolados en el ejercito de Laurent Nkunda, un tutsi congoleño.

Según fuentes del gobierno ha habido unos 100 muertos durante los ataques lanzados por los rebeldes kinyarwandeses (congoleños de nacimiento pero de origen étnico tutsi y hutu, originarios de Ruanda y que hablan kinyarwanda) al cuartel general de los soldados leales a Kinshasa en Masisi (al sur de Nord Kivu).

Los soldados de Nkunda han ido agrupándose en lugares estratégicos después de haber desertado desde mediados de agosto de las llamadas "brigadas mixtas", creadas en enero e integradas al 50% por soldados kinyarwanda y soldados "gubernamentales", aduciendo que no se está trabajando en la seguridad de las comunidades ruandofonas, amenazadas por otras etnias.

lunes, 3 de septiembre de 2007

Crucero por el río Congo

El sábado pasado, organizado por la MONUC, hice un crucero por el río Congo, el cual estaba destinado al personal de la ONU. A las diez de la mañana nos esperaba un barco patrullero para llevarnos río arriba durante tres horas y media, hasta la altura del aeropuerto y luego, hora y media río abajo otra vez hasta Kinshasa.
El precio para la gente que se quisiera apuntar era de 15 dólares e incluía un par de bebidas y un plato combinado bastante rico.

Este es el barco con el que viajamos, que normalmente lo utilizan para "patrullar" el río, aunque en realidad es más que nada para que la ONU haga un poco acto de presencia en la poblaciones ribereñas.



Este es otro barco con el que nos cruzamos y que va haciendo el recorrido para llevar mercancías y personas. Desde Kinshasa hasta Kisangani el río es navegable y es la única vía de comunicacion a falta de carreteras. El contraste entre ambas fotografías y barcos es evidente.



La verdad que la excursión fue impresionante. A las afueras de Kinshasa el río se ensancha, alcanzando una anchura de 20 kilómetros. Es lo que llaman Malebo Pool, antiguo Stanley Pool.

Desde esta zona el río parece un mar y la ciudad de Kinshasa un puerto marítimo con sus astilleros.

A pesar de que existe el Google Earth y miles de imagenes de satélite de gran resolución de esta zona, los militares congoleños que están apostados en la orilla del río no te dejan hacer fotos ya que alegan que son lugares estratégicos. Para comprobar si las fotos que se pueden tomar pueden trastocar la seguridad nacional hice como 100 desde el barco, a lo largo de toda la excursión.